C) Pérdida de su variabilidad genética por hibridación y pérdida de su territorio por presión de especies similares, en ambos casos, de la xesta Cytisus striatus.
LA DESCRIPCIÓN
D) Alteración de su hábitat por especies invasoras leñosas (Acacia melanoxylon, Eucaliptus globulus, Populus sp y Robinia pseudoacacia).
A) Escasez de su contigente específico, con un total de tan sólo unos 5.000 ejemplares.
B) Escasez y limitación de su área de distiribución.
ECOLOGÍA Y POBLACIÓN
Aunque también existen poblaciones en el interior de la isla, bajo condiciones menos adversas, éste es el típico hábitat-refugio de C. insularis. (IPS)
Aspecto estival de una xesta de Ons en la primera línea de vegetación, tras las playas orientadas al continente. (IPS)
UN STATUS MUY DELICADO Y PRECARIO
La particular ubicación escogida por Cytisus insularis requiere, forzosamente, de ciertas adaptaciones a un ambiente tan agresivo. No sólo necesita resistir gran salinidad y fuertes vientos, sino también soportar una intensa radiación solar, tanto directa como reflejada.

Los individuos se hallan situados, muy frecuentemente, tanto en los acantilados occidentales como al pie de los arenales orientales. (IPS)

Las amenazas que acechan a la xesta de Ons se materializan en todo un conjunto de peligros, cuya gravedad puede conducir a la extinción de la especie:
Las únicas poblaciones viables y genéticamente puras de Cytisus insularis se encuentran en el muy reducido marco de la isla de Ons.